Chenqueniyen

Chenqueniyen se ve 
desde la loma más alta
los álamos lo protegen 
de aquellos vientos que bajan
y un alambrado finito 
va recorriendo la casa.

Río, pozon de lluvia
caminito desprolijo
consuelo de los barrancos
acunado por los fríos
que en invierno lo congelan
para mirarlo dormido.

Chenqueniyen está
a un costadito del alma
refugio de la nostalgia
la lucecita que calma
la recta que lo persigue
lo atrapa justo en la pampa.

Galpón de madera
intimo amigo del tiempo
conocedor de su paso
admirador del sosiego
dos horizontes seducen 
la soledad de su techo.

Chenqueniyen está
amarradito al silencio
se esconde entre los corrales
que abrazan todos los sueños
se esconde entre la llanura
para esperarte en el tiempo.